Ser un ser humano


Ser un ser humano / To be a Human Being es una Serie Documental de 6 capítulos, realizada en 8 comunidades del mundo y producido por la Escuela Internacional de Cine y TV San Antonio de los Baños, Cuba (EICTV) con otras 6 escuelas de cine. PAÍS DE PRODUCCIÓN Cuba

FECHA DE PRODUCCIÓN 2012

DURACIÓN 35′


 Leiqui Uriana. 


Leiqui Uriana, de 33 años, es considerada como la primera cineasta indígena wayú de su país. Nacida en la capital del estado Zulia y con doble nacionalidad (venezolana y colombiana), estudiaba enfermería antes de conocer el cine. “Mi vida no podía ser simplemente graduarme, tener novios, hijos, casa, esposo y ya. Tenía que trascender y hacer algo por la humanidad. Elegí enfermería porque en los hospitales se pasan muchas necesidades, muchos wayús no hablan español”.

Su primer contacto con el cine fue a sus 23 años, en los suburbios de Maracaibo, de la mano de un grupo de realizadores que preparaban un proyecto audiovisual en la zona. Trabajaban para el canal venezolano ViveTV. Uno de ellos, Xavier Larroque, cineasta y antropólogo francés, dirigía el programa Venezuela adentro. Las inquietudes de Uriana por el cine, se hicieron palpables gracias el encuentro con estos personajes en su tierra, invitándola, posteriormente, a descubrir cómo era el proceso de construcción de un programa televisivo. Compartió con ellos material suyo grabado sobre un velatorio en La Guajira. Eso dio inicio a un nuevo espacio llamado Noticiero indígena, cuya emisión por TV era de dos veces al mes.

ViveTV le contrató y mediante la realización de docu-reportajes, dio a conocer el wayú. Dejó su carrera de enfermera y dio comienzo a sus estudios en Comunicación Social. Durante dos años, estuvo colaborando con el canal como asistente de dirección en dos documentales sobre su etnia.

Posteriormente, con el respaldo de su familia y la promoción de David Hernández, consiguió una de las becas otorgadas por el Gobierno venezolano, a través del Centro Nacional de Cinematografía para irse a estudiar a Cuba. Se matriculó en Dirección Documental en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, un lugar totalmente desconocido para ella y los suyos, mientras imaginaba algunos percances que podrían ocurrirle allí.

El inicio con sus nuevos compañeros en la Escuela de cine, muchos de ellos extranjeros, supuso un nuevo reto que le generaba cierta intranquilidad. Las primeras dos semanas quería volver a casa. “Esto no es para mí, no tengo este nivel. Sólo quiero poder contar nuestras historias como pueblo”. Para ello, necesitaba ponerse al día con la cinematografía clásica así como ver el material realizado hasta el momento sobre los wayú. Recuerda, que una de las cintas, denigraba la figura de la mujer. “Veía esa película y lloraba. Ese es el imaginario del director… En ese momento, entendí que una película es una flecha directa al corazón. Necesitaba hacer películas porque mi pueblo no podía seguir representado de esa manera”.

Algunos amigos centroamericanos y un indígena panameño, le orientaron, entendían su incertidumbre como indígena en ese nuevo mundo. Fueron un gran apoyo para ella. Más tarde, tuvo la oportunidad de conocer al cineasta italiano Erick Gandini.

Tras obtener su título como cineasta en 2012, Leiqui ha dirigido varios cortometrajes y ahora, trabaja en el proyecto de su primer largometraje documental, dedicado a la mujer wayú.

Lidera un proyecto para jóvenes en la Escuela de Comunicaciones del pueblo wayú. “No hay comunicadores wayús que puedan hablar sobre la situación de los pueblos. Siempre pensé que era importante que las siguientes generaciones, pudieran aprender lo que yo aprendí. No todos tendrán la posibilidad de ir a una escuela de cine”.

Ha creado la Fundación Audiovisual Wayaakua en Maracaibo y dirigido la Muestra Internacional de Cine Indígena de Venezuela, país que hubo de abandonar ante la crisis económica; actualmente, vive en La Guajira. “El cambio de bolívar a peso es muy alto. Trabajar acá me permite ayudar a mi familia, que vive en Venezuela (…) Estar en zona fronteriza me permite moverme entre los dos países”.