La azucarera de Veguellina, un lugar de película. En 2010, el director Alejandro Suárez rodó entre las ruinas de la fábrica azucarera el cortometraje “Hidden Soldier”, convirtiéndose por un momento en el decorado de un film de ficción y estética bélica, un lugar de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial. El rodaje del corto fue fruto de la obsesión que el cineasta leonés tenía por esta fábrica abandonada. Hidden Soldier, con 12′ de duración, se proyectó en los festivales de cine de Los Ángeles, Nueva York, Italia y México siendo premiado con varios galardones.