Historia

Historia

Organizado por D-SPIERT@, asociación sin ánimo de lucro, de carácter educativo y cultural, (Deseos, Sociedad, Progreso, Ideas, Emociones, Respeto, Trabajo, Arte), este festival nace en 2014 con la vocación de servir como punto de encuentro de la Cultura y el Cine en un área rural de vital importancia para la comarca del Órbigo, una de las más pobladas de Castilla y León, eligiendo como sede la localidad leonesa de Veguellina de Órbigo.

En la historia de esta localidad, Veguellina de Órbigo, hubo un tiempo en el que el cine formó parte importante del entretenimiento y la cultura de sus habitantes, llegando a tener dos salas en activo, el Cine Apolo y el Cine Gordon, hoy desaparecidas. Con este punto de partida y en un alarde de recuperar y devolver el lugar que el cine había tenido en la vida de este bullicioso enclave rural, fue como la Asociación D-SPIERT@ decidió apostar por la creación de un festival de cine de estas características. El nombre del festival LUNA DE CORTOS es un homenaje a la Luna de George Méliès.

El Festival de Cortometrajes del Órbigo LUNA DE CORTOS tiene como principal patrocinador al Excmo. Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo y cuenta con la colaboración y el apoyo de Instituciones públicas y entidades privadas, que se han ido sumando año tras año a una iniciativa que no solamente se consolida con el paso del tiempo, sino que crece y aumenta en prestigio y reconocimiento en el panorama nacional e internacional.

EL FESTIVAL: MOVIMIENTO DE LA CULTURA
El Festival también nace con una misión muy concreta: pretende estimular la atención del público hacia un espacio representativo abierto y amplio, como es el entorno rural, hace de sus proyecciones al aire libre, abiertas para todos, el mejor exponente. Niños y adultos, generaciones separadas por años y vivencias, se reúnen en torno a una pantalla, que es el foco de la luz de un pasado y de un futuro: la cultura es atemporal, la cultura une, y el lenguaje cinematográfico será el nexo común que temple emociones y sentimientos, que atesore recuerdos, que provoque animadas tertulias.

Para el Festival LUNA DE CORTOS es importante su compromiso con otras culturas, y desde el primer momento ha trabajado para fomentar la diversidad y el intercambio de culturas, de conocimientos y experiencias, motivo por el cual en cada edición se cuenta con la participación de una ciudad o país invitado.