Biografía

Actriz, directora, productora y guionista

La actriz Azucena De La Fuente desarrolla su carrera artística en teatro, cine, radio y televisión en España y en EE.UU. Formada en Actuación y Dirección en ambos países. Es licenciada en Arte Dramático por la RESAD y diplomada en Arte Dramático y Dirección de Actores por el HB Studio de Nueva York donde estudió con una beca Fulbright.
Se hizo popular a raíz de la serie de televisión “Al salir de clase” cuyo trabajo fue reconocido con una nominación a los premios de la Unión de Actores. También ha intervenido en otras sries de televisión como Los misterios de Laura, Hospital Central, Fago, etc.

A lo largo de su carrera como actriz ha trabajado con directores como Carlos Saura, Vicente Aranda, Pedro Almodóvar, Eduardo Milewicz, Ray lóriga, Pepe Danquar, entre otros.

Como directora, productora y guionista del cortometraje contra la violencia de género “Sueño de una mujer despierta”, tras ser preseleccionado para los Oscar de 2003 ha obtenido numerosos premios internacionales.

Actualmente la artista comparte su talento entre España y  EE.UU.  En Los Ángeles participa en montajes teatrales como actriz con la Fundación Bilingüe de las Artes,  una prestigiosa compañía fundada en el año 1973 por Carmen Zapata y Margarita Galbán en la ciudad de Los Ángeles en el Sur de California. Y cuya finalidad es promocionar a autores de alta calidad, clásicos y modernos, de habla hispana.

Periodista

Fulgencio Fernández, nació en Cármenes en 1958 y aún sigue viviendo allí. Comenzó a trabajar en la sección de Cultura de La Crónica de León cuando la abrieron y no sigue allí porque la cerraron, pero continúa en la misma sección de La Nueva Crónica, desde que la abrieron.
Le dieron en los años 90 el Premio César Morán por su dedicación al mundo rural y no se atrevió a dejar de escribir de él, le parecía como una traición.
Le dieron en el año 2000 el Premio Cossío y en 2010 el accésit del mismo galardón por dos reportajes sobre mujeres leonesas anónimas y olvidadas y sigue siendo su principal obsesión en su trabajo, hacer visible la aportación de la mujer en todos los ámbitos en esta provincia, mujeres como Margarita Alexandre Labarga.
Como tiene un pueblo y tres hijos ha escrito seis libros y plantado nueve árboles, dos se han secado y uno se lo comieron las vacas del vecino.

 

El mayor representante del cine portugués y un importante icono de la cinematografía europea, nacido del cine mudo.

El 2 de abril la cultura cinematográfica portuguesa recordará a su mayor icono, Manoel de Oliveira, que falleció hace exactamente un año -a la edad de 106- dejando una huella perenne no sólo en el séptimo arte lusitano, sino a nivel internacional. Y es que, todos los elogios y reconocimientos se quedan cortos cuando se habla de uno de los grandes exponentes del cine europeo y el último representante del cine mudo, cuyo legado preserva la historia del siglo XX y es símbolo de cultura y esteticismo a través de obras que marcaron un antes y un después en el cine del viejo continente. Esto le hizo un constante en los principales festivales de cine y merecedor de múltiples e importantes premios, incluyendo la ‘Palma de Oro’ de Cannes en 2008 en honor a su extensa y prestigiosa carrera.

Influenciado por el cine de John Ford y Luis Buñuel, entre otros, su vínculo con la industria cinematográfica comenzó en los años 20 como actor; una profesión que siguió desempeñando incluso después de pasarse a la dirección. En 1931 realizó su primer cortometraje, ‘Douro, una faina fluvial’. Esta obra, cuyo argumento relata una jornada de trabajo de los pescadores que faenaban a orillas del Duero, recogió influencias de Flaherty y los documentalistas soviéticos. Su primer filme llegó en 1942, ‘Aniki-Bóbó’, contextualizado en su ciudad natal, Oporto, narra la historia de un triángulo amoroso juvenil. A esta obra se le considera un anticipo del neorrealismo italiano.
La carrera de Oliveira presentó periodos de crisis, que más tuvieron que ver con la situación socio-política y de la escasa financiación a la industria cinematográfica del país. Así, la década de los 50 dejó una importante producción documental. Su paso por los 60 fue fugaz, pero con los 70 empezó a tomar dimensión internacional a partir del largo ‘Benilde’. En los 80 y 90 contó en sus obras con la participación de actores de renombre como el estadounidense John Malkovich o el italiano Marcello Mastroianni. En esta época la producción audiovisual de Oliveira era un no parar; a película por año.

El cineasta fue testigo del paso del tiempo, presenció y participó del cambio del cine mudo al sonoro y del avance tecnológico; pero a pesar de que su obra fue cambiando con la concepción social, siempre lo hacía sobre unos patrones que se convirtieron en su firma: el ritmo pausado, los planos largos –permitiendo el movimiento dentro del cuadro-, el marco teatralizado en sus obras de ficción, la expresividad y el sentimiento melancólico.

A su muerte, hace exactamente un año, Oliveira ha dejado atrás una muy longeva carrera y un legado de unas 60 obras; una producción que sin duda hubiera aumentado, ya que durante el último periodo de su vida la fábrica de hacer películas de su cabeza permanecía igual de activa. Y es que, el tiempo nunca habría sido suficiente para este incansable amante del séptimo arte, de la belleza, del arte y del humanismo, que dedicó toda una vida a reflejar y transformar el mundo desde la gran pantalla, dejando en él una huella imborrable.

(Patricia Ferrero)

Rodolfo Herrero nació en Reinosa, como el Ebro. Y como el río, nació en tierras cántabras para dejarlas muy pronto, en este caso, para pasar a convertirse en un burgalés de Alar del Rey primero, y en leonés de adopción después. En todos esos años, el joven creativo que lleva dentro, no deja de desarrollarse y jamás dice no a un proyecto que le interese. Asegura que su infancia fue ‘oscura’, pero yo creo que estuvo llena de luz, de la luz de unas ideas que no dejaban de surgir y de convertirle en la persona creadora y entusiasta que es hoy.

De los primeros proyectos de la adolescencia al director actual han pasado muchas cosas y todas ellas le han creado un poso que él no se cansa de reflejar en sus creaciones. Primero fue la edición del fanzine SEaMEN CRITICOs, que edita y dibuja junto a su colega Willy, y que llena algunos años trascendentales de su desarrollo creativo. Y luego, su participación en películas de corta duración en VHS, que con su visión ya entonces muy particular, no dejaba títere con cabeza, y se anima con temas tan poco convencionales como la coprofagia o tan perturbadores como la soledad, las drogas o el suicidio.

Luego llega el gran paso: decide que la creatividad audiovisual es lo suyo y se viene a León a vivir, donde realmente comienza su carrera y empieza a hacerse notar. Sus trabajos personales y sus participaciones en proyectos de amigos y jóvenes creadores, le valen un nombre en la capital leonesa, que poco a poco va convirtiendo en su cuartel general.

Hoy Rodolfo Herrero tiene casi una decena de trabajos a sus espaldas, colaboraciones diversas, y mucha experiencia de la que presumir. Pero lo más importante, es que tiene proyectos en la nevera que no va a dejar de convertir en realidades. A sus obras anteriores (“No es que no pueda”, “Amargo porvenir”, “Culpable”) se le sumarán muchas otras pequeñas joyas que tocarán tantos temas como los que ya ha querido revisar con sus obras.

Distribuidor Cinematográfico

(Erekatxo-Baracaldo/Biskaia 1943). En octubre de 1960 con 16 años se presenta para un puesto de botones en una empresa de Seguros en la cual transcurre un día. Tan solo un día después comienza su andadura en el mundo del cine, primero en Unión Radio Cine y poco después en Pax Films, siempre conectado con el 16mm.

Su paso por diferentes distribuidoras como Sallentfilms (propiedad de los Misioneros Claratianos) y más tarde Claret Films donde desempeñó el cargo de Jefe de Sucursal y Administrador.

En 1990 aprovecha la gran oportunidad que le llega y monta la empresa SERVIFILMS e incorpora las nuevas tecnologías en ascenso: soporte en DVD y Blue Ray con licencia para la exhibición pública.

A partir de ese año desarrolla el servicio de alquiler y servicios de equipos cinematográficos para su exhibición a empresas, centros educativos y otras proyecciones audiovisuales, hasta llegar a los servicios de cine al aire libre (en 35mm, 16mm y en vídeo).

Director y Productor

Julio Suárez Vega, nacido en Madrid, 1950, Ingeniero de Caminos.

En 1975, comienza a realizar con los amigos películas de Super 8. Forma parte de AICA (Asociación Independiente de Cineastas Amateur) y realiza mas de 20 mediometrajes de ficción con diversos premios. Situado en León, de donde desciende su familia (Puebla de Lillo y Vegamián) en 1980, continúa con su afición hasta 1993, año en que realiza junto a Florencio Aparicio su primer mediometraje en 35mm, titulado «Estirpe de Tritones» El resultado es muy celebrado recibiendo premios en festivales como Medina del Campo y Palencia. En 1997 realiza su segundo corto profesional: «Guzmán-Goodman» tambien premiado.
En 1999 realiza con la industria su primer largometraje: «A Galope Tendido» con Ana Álvarez, Aitor Merino, Sancho Gracia, Kiti Manver y Ramón
Langa, rodado en León y provincia. En 2007 realiza el largometraje «Tritones», rodado en León y provincia. En 2004, acaba de coodirigir con su hijo Alejandro Suárez, el mediometraje: «El Hombre que vive, Sueña», pendiente de estreno.

Director

Ingeniero en Informática por la Universidad de León, es uno de los socios fundadores de “La Catedral Animation Studio”, empresa dedicada a la postproducción digital para cine y televisión.
Compagina su labor docente en Técnicas de Infografía y Animación en la Universidad San Pablo CEU (Madrid) con su actividad profesional como investigador en Captura de Movimiento en la Universidad de Cardiff (Gales) y con la realización de cortometrajes de animación en cine.

Sus trabajos «Broken Wire», «Casitas» y «Tiempo» han participado en más de 300 festivales de todo el mundo, obteniendo más de 100 premios internacionales, incluida una nominación a los premios Goya.

Director

Gabriel Quindós Martín-Granizo nació en León en 1965. Estudió Dirección de Cine y Escritura de Guión Cinematográfico en Madrid. Es autor de varios guiones de cine, ha programado ciclos de cine de para el Musac y ha sido subdirector del II Festival Internacional de Cine y Televisión «Reino de León». «Otras nubes, otras lluvias» es su primer libro publicado.

Director, productor, guionista y escritor

Nació en 1953, en Taranilla (León). Maestro, Economista, MBA, Proficiency in English. Profesor y Director en varios centros educativos, incluyendo el Instituto Español en Londres. Asesor Técnico del Ministerio de Educación. Consultor internacional de la Unión Europea para Centroamérica.

Autor de los libros de viajes León sin Prisa (I y II) y de la novela El Color de las Hayas, primera de la trilogía De Infernis. La segunda novela del escritor, El Sol entre los Rascacielos’ (2015) se ha presentado hace unas semanas en León. Guionista, director y productor del cortometraje Las Becicletas.

En la actualidad, está sumergido en el proceso de Producción de su primer largometraje que lleva por título “Media Hora”.

Director

León, (05/12/1970) Graduado en Dirección de Cine por la Universidad de León. En 2004 dirige su primer cortometraje «Vilapicardo» y en 2005 «La Embajada Toscana». Ha ejercido como profesor en la Universidad de León. Su primera película documental “Paisajes Interiores” (2009) ha sido seleccionada y premiada en más de una treintena de festivales de diversos países. Entre otros, obtuvo siete candidaturas a los Premios Goya 2011 incluidos Mejor Película y Mejor Dirección Novel y el prestigioso premio Botillo de Oro 2011. “Ancestral Delicatessen” es su segunda película documental.

WordPress Image Lightbox